Menú Principal

¿Cómo comenzar un año nuevo con actitud renovada?

027

Para iniciar un año nuevo es importante hacer un recuento sincero del año que termina.

El fin de año siempre trae gran mezcla de sentimientos; Alegría, nostalgia, esperanza, gratitud y también un poco de enojo, dolor y drama.

Todos estos sentimientos son parte del conjunto de ingredientes con los que preparamos las recetas para la vida personales. Ignorarlos solo sería quitarle sabor y perder la oportunidad de sazonar con sinceridad.

Preguntar y tratar de entender la razón o  la naturaleza de estos ingredientes,  sin aprender a vivir con ellos, lejos de ofrecer una respuesta lógica y comprensiva, sólo aumenta  el estrés, la angustia y la frustración.

¿Cómo se contabilizan las pérdidas?

Resulta difícil poder entender la partida de un ser querido o la enfermedad sin cura de algún amigo o familiar y ni se diga la mala suerte en los negocios y la falta de trabajo.

Claro que no  se debe de olvidar que seguramente así como hubo momentos amargos también celebraciones,  logros y buenas oportunidades que balancean el conteo; quizá  alguna sonrisa inesperada, un reconocimiento, un reencuentro, una buena plática o simplemente un atardecer espectacular… Sería injusto decir que todo fue malo o bueno en un año, siempre hay un poco de todo.

El método más efectivo para iniciar un año nuevo seria recordar los 7 grandes NO’s, y por supuesto, leer la receta para la vida las veces que sea necesario.

1.    No a las excusa: Si lo hiciste ya es tarde busca lo que si puedas hacer.
2.    No a los arrepentimientos: Lo hecho, hecho está, no sirve sufrir por el pasado.
3.    No a las culpas: Se responsable por tus acciones y acepta tus consecuencias.
4.    No a las mentiras: Tú sabes la verdad, los engaños solo confunden la verdad.
5.    No a la lástima: No seas víctima; ese estilo te arrebata el poder.
6.    No a las fantasías: Vive en la realidad con tus posibilidades, sueña pero trabaja.
7.    No olvides que el tiempo vuela: Tú no lo puedes detener.

Disfruta tu vida, y en lugar de preguntar el por qué aprende a encontrar el para qué y qué puedo aprender.