Menú Principal

Aprovecha tu aguinaldo

021

Supera la cuesta de enero

Ha llegado el mes esperado por muchos, diciembre. Pero además de las festividades, esta fecha es ansiada por cerca de 20 millones de mexicanos1, ya que implica la llegada del aguinaldo —prestación que debe ser entregada a más tardar el 20 de diciembre—, lo que para muchos conlleva un periodo de compras a la más mínima provocación, pero si no haces un

uso adecuado de él, puedes terminar sobreendeudado.

Si bien es dinero extra de lo que recibes cada quincena, es importante que tomes consideraciones y no permitas que el esfuerzo de todo un año se esfume en un abrir y cerrar de ojos, ya que la cuesta de enero está a la vuelta de la esquina y utilizar irresponsablemente tu aguinaldo, implica iniciar el año con deudas y poco dinero.

Te damos una guía básica de qué hacer con esta prestación para que rinda frutos y sobrevivas la cuesta de enero.

Presupuéstalo

El primer paso firme para que tu aguinaldo no se vaya rápidamente, es realizar un presupuesto. Esta herramienta es el orden de tus ingresos y gastos, lo que te permite la planeación de tus finanzas, evitando que tu aguinaldo no caiga en gastos innecesarios o compras impulsivas.

Para su realización es importante que no te mientas a ti mismo y registres tus ingresos tal y como son, ya que si presupuestas más ingresos de los que realmente obtienes, es probable que las cuentas no te salgan y debido a la expectativa de ingreso, los gastos se te vayan de las manos.

Lo recomendable es que siempre lo tengas por escrito, ya sea a la “antigüita” (papel y pluma) o más moderno (hoja de Excel o alguna aplicación). Recientemente Condusef lanzó su aplicación presupuesto familiar, la cual te permite llevar —desde la comodidad de tus dispositivos móviles—el registro tanto de tus ingresos como de tus gastos (conoce más sobre ella en la página 44). De la variedad de opciones, elige la que se adecúe mejor a tu perfil.

Recuerda que llevar un registro de tus gastos, te proporciona mayor control de tu dinero y con ello cerrar el año de manera positiva, financieramente.

Borrón y cuenta nueva

Aunque en un principio fue ideado para que los trabajadores puedan solventar los gastos de la época decembrina, el aguinaldo no forzosamente tiene que estar ligado al “dar y recibir”, sino que este capital extra puede ser la oportunidad perfecta para salir de deudas. Lo primero que debes hacer es analizar cuál es tu adeudo total: en caso de que sea una sola deuda, trata de liquidarla en una exhibición; pero en caso de que tengas más, es importante que analices tres aspectos: monto del adeudo, tasa de interés (si es tu caso) y el periodo que tienes para pagarla; de esta forma puedes conocer cuál es la deuda que te sale más cara y con ello saldar la que mejor le venga a tu bolsillo.

En caso de que tu endeudamiento sea grave, acércate a la institución financiera, explica tu situación y deseo por pagar.

Los bancos ofrecen alternativas para que puedas terminar el año con borrón y cuenta nueva.

Haz mucho con poco

“No gano lo suficiente, no me alcanza para ahorrar”. Si esta frase te suena familiar y ha marcado tus finanzas durante toda tu vida, es momento de que hagas cambios y elimines este mito. Ahorrar no es un problema de ingresos, la clave está en que destines de manera constante una cantidad a este rubro, no importando si son 20, 50 o 100 pesos; siempre y cuando lo hagas en entidades financieras, no debajo del colchón o en alcancías, ya que en el primero, tu dinero cuenta con un seguro que lo protege3, mientras que en el segundo, tu dinero está expuesto a cualquier riesgo. Si recibiste tu aguinaldo, destina una parte proporcional al ahorro, no olvides depositarlo en una cuenta de ahorro en un banco, Sociedad Financiera Popular (Sofipo) o Cooperativa de Ahorro y Préstamo autorizadas (Socap).

De ahora en adelante convive con la frase: “Destinar al menos 10% de mi salario al ahorro”, llevar a cabo este pequeño cambio puede implicar una gran recompensa a largo plazo.

No participes en todos los intercambios

Ya sea en la oficina o en tu familia, los intercambios son parte fundamental de las tradiciones decembrinas, sobre todo porque en esta época recibes prestaciones como el aguinaldo. Participar en todos a los que te invitan puede resultar contraproducente para tus finanzas. Por ello es importante que analices tus opciones y elijas los que tengan mayor importancia personal y que no impliquen desembolsos importantes, de esta forma evitas destinar gran parte de tu aguinaldo a gastos prescindibles como éste.

De acuerdo con un estudio2, en 2012 los mexicanos destinaron 44% de su aguinaldo para cubrir deudas.

¡Confróntalos!

Una forma de utilizar inteligentemente tu aguinaldo es a través de la comparación de precios, confrontando calidad y costo de los productos que tengas planeado adquirir. Por ejemplo: si sabes que entre tus compras se encuentran los juguetes para los más pequeños de casa, compara entre tiendas (en esta época varios establecimientos coinciden en productos), esto te permite conocer dónde adquirir lo mismo (calidad) a un precio más accesible.

Si eres de aquellos que les da flojera ir de comercio en comercio, o simplemente careces del tiempo para hacerlo, ya no hay pero que valga. La Procuraduría Federal del Consumidor (Profeco) cuenta con la herramienta Quién es quién en los precios, la cual a través de la página http://www.profeco.gob.mx/precios/canasta/default.aspx proporciona los costos a menudeo de más de 2,000 productos. En esta época decembrina contará con un amplio catálogo de artículos para que hagas una mejor elección. Esta plataforma también la puedes encontrar disponible para tus dispositivos móviles.

Lo quiero o lo necesito

La Navidad es una época en la que cualquiera puede ser víctima de las compras impulsivas: “ofertas de hasta el 50%, compra a meses sin intereses, adquiere hoy y empieza a pagar hasta febrero”; son solo algunas de las propagandas ante las cuales podría caer más de uno, sobre todo cuando se tiene el aguinaldo en las manos. Si bien no es malo comprar e incluso adquirir un “gustito” para el que estuviste esperando todo el año, es importante diferenciar si compras por necesidad o únicamente por capricho.

Pregúntate si realmente lo necesitas o lo adquieres por el simple hecho de “aprovechar” esa oferta irresistible. Si tu respuesta es que no pasa nada si no compras lo ofertado, entonces ese gasto puede esperar.

Que tu dinero trabaje por ti

Generalmente el ahorro es el primer paso para empezar a generar excedentes, pero si eres de aquellos a los que el ahorro les parece algo sencillo y puedes destinar una cantidad mensual a este rubro (has hecho de él un hábito), no lo pienses más y “mata dos pájaros de un tiro” al invertir.

Con la inversión, además de que pones a trabajar tu dinero —de manera segura4—, puedes obtener una ganancia importante a largo plazo, ya que con el paso del tiempo, el dinero pierde valor, es decir, te alcanza para comprar menos cosas debido a la inflación; y al invertir, tu dinero mantiene su valor adquisitivo (siempre y cuando obtengas rendimientos igual o por encima de la inflación).

Por ello es importante que al momento de recibir tu aguinaldo tomes la decisión de no dejarlo sin movimientos y ponerlo a trabajar en un instrumento de inversión. Puedes hacerlo ¡desde 100 pesos!, sin comisiones, a través de Cetesdirecto o mediante un fondo de inversión. Visita nuestro Simulador de fondos de inversión de deuda en www.condusef.gob.mx, donde podrás consultar más de 1,000 alternativas de inversión, así como comparar rendimientos y conocer las comisiones que te cobra cada producto.

¿Y si no recibo aguinaldo?

De acuerdo con la ley5, el aguinaldo es una prestación laboral y un derecho irrenunciable. Pese a que no hayas cumplido un año en tu lugar de trabajo, si tenías una relación laboral formal (bajo contrato y con prestaciones), la empresa tiene la obligación de pagarte la parte proporcional del aguinaldo, conforme al tiempo que trabajaste en el lugar.

Asimismo, el marco legal establece que el patrón no puede alegar dificultades económicas de la empresa o falta de utilidades como justificación para no pagar el aguinaldo o reducir su importe, el cual debe ser mínimo de 15 días de salario.

Si tienes derecho a él y no te lo pagan debidamente (te proporcionan un monto menor, o se niegan a dártelo), acude a las autoridades de trabajo a través de la Profedet y presenta una queja o denuncia ¡es tu derecho!

El aguinaldo surgió en 1970 como el pago obligatorio de una prestación. Previo a esta fecha, algunos patrones daban una cantidad de dinero a sus empleados con motivo de la época navideña sin ser obligatorio, e incluso existieron contratos colectivos de trabajo que lo establecían como pago adicional.

Domina la cuesta

Todo inicio tiene un fin, y así como llegó la Navidad, ésta se esfuma rápidamente, dejando a su paso la temida cuesta de enero. Ésta puede convertirse en el enemigo principal de tus finanzas, debido a que llega en el primer mes del año lo que podría generar un mal inicio, con un 2014 lleno de baches financieros impactando negativamente en tu bolsillo.

La denominada cuesta de enero es el periodo en el que se registra un alza en la inflación, la cual se combina con el gasto que dejan las compras excesivas que se realizan durante la época decembrina. Este famoso concepto sirve como pretexto para justificar la falta de planeación en la administración del dinero, incluyendo el aguinaldo.

Por ello, diciembre es el periodo en que, si te resististe a las compras impulsivas y guardaste una parte de tu aguinaldo, éste puede ayudarte a superar la cuesta de enero.

Aprovechar adecuadamente esta prestación, no tiene porqué ser un sacrificio.

Si seguiste paso a paso esta guía y le diste un uso responsable a tu aguinaldo ¡felicidades!, podrás iniciar el año con unas finanzas en orden y sanas; evitando así pedir prestado, con tasas de interés elevadas o formando parte de las interminables filas en las casas de empeño.

No olvides que enero puede ser un mes como cualquier otro, la clave está en administrar tu aguinaldo con inteligencia.

info-invertir-aguinaldo

1 Consulta interactiva de indicadores estratégicos a partir del 2010, de la Encuesta de Ocupación y Empleo (ENOE). Fecha de consulta, 24 de octubre 2013.

2 Distribución del aguinaldo de los trabajadores en México 2012. Centro de Análisis Multidisciplinario, Facultad de Economía, UNAM.

3 Si depositas tu dinero en el banco, este cuenta con un Seguro de Depósitos gratuito y automático para los ahorradores, operado por el IPAB. En caso que algún banco llegara a presentar problemas financieros, el IPAB paga hasta 400 mil UDIS (equivalentes a $1,992,400, al 26 de octubre de 2013) por persona y por banco, y establece los mecanismos para que los ahorradores recuperen su dinero lo más pronto posible

4 Seguro de Depósitos gratuito operado por el IPAB.

5 Artículo 87 de la Ley Federal del Trabajo.

Fuente: http://www.condusef.gob.mx/Revista/index.php/usuario-inteligente/educacion-financiera/130-aprovecha-tu-aguinaldo